jueves, 27 de noviembre de 2008

Tenés que leer, nene...

Mucho se ha dicho acerca de la lectura: que los jóvenes no leen, que la lectura alimenta el espíritu; pero mucho de lo que se dice es bastante difícil de leer. De lo mucho que se dice por ahí, a mí lo que más me gusta es lo que sigue, que habla de la libertad con la que convendría encarar un texto al momento de leer:

LOS DERECHOS DEL LECTOR (Daniel Pennac)

1. El derecho a no leer. La libertad de escribir no debe ir acompañada del deber de leer. Se evitará considerar a priori a cualquier individuo que no lee, un bruto potencial o un cretino contumaz.

2. El derecho a saltarse las páginas. Uno puede saltarse perfectamente los párrafos, páginas o partes del libro que no le interesan.

3. El derecho a no terminar un libro. Hay 36.000 motivos para abandonar una novela antes del final: la historia no interesa, sensación de haberla leído antes, no gusta el tema... ¿Un libro se nos cae de la mano? Que se nos caiga.

4. El derecho a releer. Se puede releer simplemente por el placer de la repetición, la alegría del reencuentro...

5. El derecho a leer cualquier cosa. Se pueden leer malas novelas. A cierta edad pueden estimular el saludable vicio de la lectura.

6. El derecho al bovarismo (enfermedad de transmisión textual). La satisfacción inmediata y exclusiva de las sensaciones. No porque una joven coleccione novelas rosas acabará tragándose una cuchara de arsénico.

7. El derecho a leer en cualquier lugar. Un ejemplo vale más que mil palabras: el soldado Fulano se presenta voluntario para limpiar letrinas. Es un trabajo despreciable pero rápido. Un cuarto de hora de bayeta le permite leer las obras completas de Gógol.

8. El derecho a hojear. Tomar cualquier volumen de la biblioteca y hojearlo. Se puede abrir Proust, Shakespeare o Chandler por cualquier parte; seguro que proporciona cinco minutos interesantes.

9. El derecho a leer en voz alta. Leer en voz alta para uno mismo o para los otros es un ejercicio estimulante.

10. El derecho a callarnos. Absoluto derecho a no opinar sobre lo que se ha leído.

4 comentarios:

Der Unbekannt dijo...

Claro, a quedarme callado porque todo lo que diga puede ser usado en mi contra. QUE NO LEÍ UNA MIERDA, QUE NO ENTENDÍ O QUE ME INTERESA TRES CARAJOS LO QUE A MR WASHINGTON LE PASÓ CON EL DUQUE DE ARTHENIA. Algo así.

Milenius dijo...

¿qué le pasó?

Fernando Cassia dijo...

Muy bueno Mile. ¿Te puedo decir Mile?. Milenius -para mi eh, para mi, diria Bilardo- me suena a una FM de Hadad [uy, te maté, sorry about that, eso me pasa por decir lo primero que me viene a la mente].

Igual, me es raro, "Mile". Conozco "Male", pero Mile sos la primera. ¿O es un alias?

No importa. Estoy acá devolviéndote la gentileza del comentario en mi blog. :)

¿De qué te estabas asombrando en la foto?.

"Todo tiene que ver con todo", decía Pancho Ibañez mientras lustraba una foto del generalísimo Franco y guardaba un sachet de La Nerviosísima en la heladera. ;-)

FC

Milenius dijo...

Hola Fernando, bienvenido (aunque ya pasaste alguna vez por acá, y yo ya había pasado a visitarte también otra vez). Sí, podés decime Mile porque mi nombre es Milena, así que...
Lo de Haddad me mató. En serio. Estoy pensando seriamente cambiar ese nick...
O poner una radio.
En la foto no estoy asombrada, tengo cara de chusma (o, al menos, estaba chusmeando)
Gracias por pasar, saluti...

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll