lunes, 7 de junio de 2010

Mientras miro las nuevas olas

San Agustín se preguntaba «¿qué es el tiempo?, ¿quién podría explicarlo fácil y brevemente? Lo entendemos... cuando hablamos de él, y lo entendemos también cuando lo oímos de otro que nos está hablando. ¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicarlo a quien me lo pregunte, lo ignoro».

A varios se nos nota preocupados por el tiempo. Varios posts leí, la semana pasada, que hablaban del tiempo en sus distintas formas: el tiempo pasado, el tiempo "que perdemos", el tiempo que falta, el tiempo final...

Si hubiera un ranking de cosas incomprables e invendibles que nos quieren vender a toda costa, todo el tiempo, el tiempo estaría arriba de todo en el podio.

Hay promesas de un rato más de juventud (que muchos tomarán tal vez, como un rato más en este mundo), ¿o no nos quieren vender tiempo en frasquitos, disimulado con etiquetas tales como "crema antiarrugas"?*.

Cuando somos chicos, nuestro tiempo, por supuesto, es el futuro: "¿qué vas a hacer cuando seas grande?" "Ya me vas a entender, esto te va a venir bien en el futuro..."
"Quiero ser más grande".

Siendo adultos, el tiempo se divide entre el recuerdo, la inmensa cantidad de cosas que tenemos que hacer en tiempo presente y la preocupación por el futuro. Cuando nos invade la nostalgia, necesitamos volver el tiempo atrás de alguna manera: mirar películas viejas o escuchar música que marcó nuestra adolescencia (la verdad, en general, salvo algunos clásicos, ¿no suena todo espantoso, antiguo, un poco chirriante, a destiempo? A veces me pregunto cómo hice para escuchar tantas veces seguidas Hotel California...). O ponernos a recordar anécdotas, historias viejas.

Pensar en el futuro angustia un poco. Si tantos años pasaron tan pronto, los que vienen también lo harán, y entonces...

¿Qué es lo que más nos preocupa? ¿No tener tiempo, perderlo o no saber aprovecharlo, quedar en deuda con alguien en particular? ¿O haber pasado ese momento en que nos parecía que íbamos a ser eternos, para darnos cuenta de que era mentira? ¿Nos preocupa sentirnos tontos por habernos creído eternos un día (ya sabemos cuáles son las consecuencias de la eternidad: la posibilidad, también eterna, de cometer una estupidez tras otra)?

Nada... tonterías de lunes sin arrepentimiento alguno de andar perdiendo el tiempo escribiendo pavadas.

Como epílogo (porque el tiempo es tirano), una anécdota.
La mamá de mi amiga Claudia hablaba con su íntima amiga. Ésta se quejaba del paso del tiempo, de las arrugas, de la vejez. Tina, la mamá de mi amiga, insinuó que ella no se veía tantas arrugas, que para ella no era terrible. "Qué suerte que no te las ves", espetó la otra.

Y un regalito: este reloj, para poder ver el paso del tiempo.


*(mmm... No sé si esto constituye un fracaso rotundo de la siempre vanguardista -otra opción que serlo no les queda- industria de la cosmética; no me es posible saberlo. ¿Por qué? Por supuesto, uso cremas antiarrugas; por supuesto también, me veo arrugas; por supuesto, me enojo con "la crema que no sirve para nada", y me desenojo al instante pensando cómo estaría si no las usara. Como no lo sé, me es imposible comprobar su eficacia. Así, el mes siguiente vuelvo a comprar cremas antiarrugas).

24 comentarios:

El Mostro dijo...

Muy bueno. El tiempo no existe, las arrugas si.
Que se vayan a cagar. No tengo tiempo para preocuparme.

Besos.

Alicia Seminara dijo...

Ay qué miedo me dio ver ese reloj!

Yo también pienso cómo tendría la cara si no usara las cremas! Digamos que me consuelo con eso!!!

nadasepierde dijo...

"Quiero tiempo pero tiempo no apurado... tiempo de jugar, que es el mejor" ...Cantaba Osías el osito, y que razón tiene.

Contra el tiempo, creo que no hay nada, lo que quizas nos salvaría es pesnar solo en el ahora, y vivirlo a full, pero es facil decirlo y no tan facil hacerlo, quien nos quita el mandato de andar pensando en el mañana.

Y como nos afecta a nosotros, ojalá lo asumamos con dignidad, ayuda de una crema antiarrugas o sin ella, les creemos???? Una vez, en un programa de esos tipo utilisima, decían: señora, ud no se preocupe por esas arruguitas que le empiezan a aparecer, porque en la misma medida el señor que la está mirando perdió la vista, y ya no las va a ver!
Mal de muchos, consuelo de tontos!
Mientras no nos pongamos patéticos queriendo no asumir el tiempo, está todo ok.

Muy buen tema!
un beso

Milenius dijo...

Mostro: eso sí, que se vayan a cagar, pero a tiempo. Y si no, les damos un Activia.

:)

Beso.

Milenius dijo...

Alicia: mal de muchos, consuelo para todos...

¡Besos antiarrugas!

Milenius dijo...

Ana: amo la canción de Osías, el osito...

Es cierto, no hay nada, salvo pasarlo lo mejor que se pueda, tratando de ser felices y en armonía con el resto del mundo. Y con dignidad, sí, que es una de esas pocas cosas que no tendrían por qué envejecer...

Otra anécdota: Patricia, una amiga, se hizo hacer los lentes, después de mucho tiempo de ver muy mal. Dice que cuando se los probó, se miró al espejo y se horrorizó de sus arrugas (que no son tantas, hay que decirlo). Me cagó a pedos: "¿Cómo nunca me dijiste que tengo tantas arrugas? ¡¡Ahora me las veo!! ¡Qué dolor!"

¡Crema antiarrugas sí, apresto no!

¡Besos!

Abrujandra dijo...

Buscaba Mile, un poema precioso sobre la espera y el tiempo con el que quería sorprenderte pero...ya ves, insomne y frustrada...así las cosas.

Verónica Molina dijo...

Yo mido el tiempo en función de si lo que vivo metida ahí adentro me da bienestar. No hablo de felicidad, porque ésa es una palabra que me queda grande (no la uso en el día a día), y tampoco desde un sentido puramente egoico: hay cosas que me hacen estar bien sin que se refieran a mí. Cuando paso muchos de esos momentos, puedo asimilar el paso del tiempo con cierta gallardía.

Cuando veo que se me escapa como el agua de las manos y yo sigo con el pescado sin vender... entonces todo me molesta: que las horas corran por ahí como bestias desquiciadas, que yo no sea inmortal, la estupidez irrevocable y generalizada, el "todos tenemos un viejo encima", los carros delante del caballo.

Y esos días compro más cremas antiarrugas que nunca.

Qué buen post éste! Tengo que volver a leerlo.

Besos gigantes.

Milenius dijo...

Abru: qué frustrada ni qué ocho cuartos. Cuando lo encuentres, me lo mandás, a mi me va a seguir preocupando el tema, aun cuando éste ya sea un post "viejo". Así que si lo encontrás...

¡Besos grandotes!

Marcelo Cafferata dijo...

Cuando Abrujandra hablo de un poema del tiempo lo primero que pense es ese del viajero que quiere llegar a una isla donde lo mas importante es el viaje, no llegar. Estoy con el Alzheimmer a full asi que tampoco me acuerdo el nombre pero es recontraconocido!.

Y Maria Elena con Osias comprando tiempo en un bazar: quien pudiera!

Y en relacion al tiempo, siento que hay momentos, sobre todo cuando estoy con mis hijos que quisiese que el tiempo pase mas despacio, poder capturar esas risas, esos momentitos que pasan tan pero tan rapido: que vuelan!

Ya que hay tantos Tuppers para guardar tantas cosas? No fabricaron uno para guardar un poquito de tiempo para cuando me haga falta? Alguno que pueda guardar en el freezer, digamos, no sea cosa que el tiempo se me eche a perder... no?

Besos Mile!

Milenius dijo...

Vero: mmm... "la felicidad" (jajajaja)... es todo un tema.
De verdad que es una gran palabra, y da para varios posts. ¿Qué es? No sé. Lo que me parece es que, así como no hay un estado de infelicidad completa, no lo hay tampoco de felicidad. Es como un todo que no sé si alcanzamos alguna vez. Sí se puede hablar de momentos de felicidad, que son como ráfagas: el amor (en sus primeros tiempos, sobre todo, pero también esos momentos en que uno se siente en ese estado de comunión total con el otro), el momento de tener un hijo, cuando llegamos a la conclusión de algo que queríamos hacer, todos esos son momentos de felicidad. No creo que haya un estado de felicidad absoluta. Sería como no tener nunca hambre, ¿no?

El tema es si sacamos el pescado a la venta o no, ¿no?

Besazos.

Milenius dijo...

Marcelo: (pienso mientras tlaca tlaca al teclado) gran parte de mis preguntas sobre el tiempo y lo que hago y lo que no hago empezaron después de tener hijos (cierto es que, antes de tener, al menos al primero, no había tenido un tiempo muuuuy largo para pensar sobre estos temas :). ¿O no se ve más el paso del tiempo cuando tenemos que comprar un par de zapatillas (otra vez) porque al párvulo se le ocurrió crecer como un junco durante el verano?
Ojalá existieran esos tupper... Mientras tanto, apelemos a que el Alzheimer tarde en llegar.

¡Besos!

Marcelo Cafferata dijo...

Ah que en Ituzaingo tampoco venden de esos Tuppers.
Adonde nos tenemos que mudar Mile?
Adonde?
Porque hay gente que dice tener tiempo para todo: labura, va al gym tres veces por semana, se la ve bien arreglada, toma cafe con los amigos, una vez por semana al cine, escapadas de fin de semana con su pareja...
Por favor, si conocen a alguien asi preguntenle donde compran los Tuppers esos para guardar tiempo.
O sera que mi reloj es el problema?
Flor de Relo"s"

Milenius dijo...

No, en "Tuzangóin" (Nick dixit) tampoco los venden. Pero ¿ves? esa palabra es un recuerdito que no guardo en ningún tupper, y sin embargo, ahí está (y desde hace más de 20 años, que no son nada, como dice el tango).
¡Ay! tener tiempo para todo eso... El tiempo, yo lo arreglaría, vamos, que no es taaan difícil. Pero ¿y la guita? Ahí ya se me complica un poco. Claro, para hacer la guita necesito el tiempo para trabajar. ¿No tendré algún pariente hacendado por ahí, que quiera hacerme su heredera?

Nop. no creo.

Será cuestión de hacerse tiempo para algunas pocas cosas, pero hechas a full.

¡besos!

La candorosa dijo...

El paso del tiempo no me preocupa, que se yo, por ahí en un rato me agarra la pavura!!, pero por el momento vengo medio como la mamá de su amiga, ¡¡ignorando!! que pasa rápido y eso aproxima los finales...

Por ahí colaboran mi falta de canas y de arrugas, pero eso ya es tema del ADN que heredé y no del tiempo!!! jajajaaa

Le mando besotes, doña!

Milenius dijo...

Candorosa: Es, justamente, de esa pavura que nos agarra de a ratos de lo que hablo, arrugas más, arrugas menos. Y de las vueltas que le damos a todo esto en la cabeza.
Aunque ¡no caben dudas! Usted es una privilegiada. Y tomarse las cosas como Tina viene bien, ¡eso seguro!

¡Besazos!

Gla dijo...

No me preocupa el paso del tiempo en cuanto al desgaste físico se refiere...al menos no por ahora. Sí me duele el paso del tiempo al ver crecer tan rápido a mi hija que no "me da tiempo" de asimilarlo...

Cris dijo...

Bufff, el tiempo... 30 años y sin un trabajo que me solucione la vida...
:(

Besos...

Milenius dijo...

Gla: creo que, sobre todo, hablamos de eso: de algunas cosas para las que parece que el tiempo se escurriera demasiado rápido. Lo de las arrugas y las cremas es, digamos, un "componente estresante" que a muchas nos afecta, además. (quiero creer que a muchas, bah... ¿o soy solamente yoooooo?)

El crecimiento de los hijos es uno de los factores que hace más visible el paso del tiempo. Cuesta, sí...
¡Besos!

Milenius dijo...

Cris: uyyys, si las habré pasado. Si tenés tres meses, te cuento :)

No es por ponerte ansiosa, ¿eh? pero cuando se soluciona el problema del trabajo aparece otro nuevo... (pluf, perdón).

¡Confiá, vas a ver que pronto va a aparecer un buen trabajo! Ya verás, te lo digo yo, que soy bruja también...

¡Besos enormes!

El Gaucho Santillán dijo...

Que buena reflexiòn.

El problema no es que el tiempo pase. El tema, es desaprovecharlo.

Muy buena la analogìa de la crema antiarrugas con "Tiempo en frasquitos".

Yo estoy tratando de conseguir el retrato de Dorian Gray. Si lo logro, aviso.

saludos

El Viejo @gustín dijo...

El tiempo pasa...
Cuando lo percibo, me deprime porque el peso de cada hora es un eslabón de una cadena que no se rompe.
cuando no lo noto soy feliz paso desapercibido.

1 beso Mile

TIC TAC

Milenius dijo...

Gaucho: ¡Buenas y santas! Bienvenido por estos pagos.

¡Es que en tratar de no desaprovechar el tiempo se nos va la vida, don!

Suerte con el retrato (eso sí, tenga en cuenta que al pobre de Dorian no le fue muy bien).

Saludos.

Milenius dijo...

@gustín: yo me doy cuenta casi todo el tiempo... Eso sí, trato de no bajonearme, porque es una pérdida del ídem...

¡Abrazos sin relojes!

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll