jueves, 17 de junio de 2010

De esfuerzos y otras yerbas...

No creo que las satisfacciones que se consiguen rápidamente no valgan, o que sean satisfacciones superficiales, o que sean disfraces de satisfacciones (aunque esto sí puede suceder; supongo que tiene que ver con atribuirle a alguna cosa que deseamos un valor excesivo). La cultura del sufrimiento repudre bastante. El verbo "sacrificar" se usa casi con descaro. Se le atribuyen algunas acepciones que hacen que haya quedado olvidado (o perimido, vaya uno a saber) su significado original. Que un jugador de tenis o de fútbol diga públicamente que su carrera le ha costado "años de sacrificio" me parece, lisa y llanamente, un desatino. Sí creo en el esfuerzo, y en lo que se logra poniendo la energía en el lugar justo en el momento oportuno.

Pero voy a esto: ¿no caló demasiado hondo en algunos la cultura del "lo pedís, lo tenés"? Se me ocurre que para muchos, el hecho de tener que hacer un esfuerzo para conseguir algo, o más bien, el sólo hecho de pensar en hacer un esfuerzo los cansa, y entonces, "nada", ¿viste?

Es obvio que, con perdón de la redundancia, no se pueden obviar los noventa y su carga de "satisfacción garantizada o le devolvemos su dinero", y su "llame ya".

Y no me refiero únicamente a las cosas que podemos comprar, que cada uno sabrá cómo le afecta a su economía meterse en un plan de ocho mil cuotas pero tener un plasma ya (muchos de estos no entienden "cómo no querés uno").

Hay muchas cosas que se perdieron o quedaron en el olvido, pero yendo a un costado un poco más profundo que el plasma de 80 pulgadas, nervia un poco ver a tanta gente dedicada a la nada, a llenar su vida de lo que puede ver en la tele, y a olvidar por completo lo que puede conseguir si pone un poquito más de energía en ciertas cosas.

Plantearle al jefe la necesidad de un aumento, o un blanqueo, no, porque ya sabemos cómo es el jefe.

Sentarse y dialogar con la pareja de uno acerca de algún tema ríspido, no, porque ya sabemos: él/ella no escucha, no quiere saber, los chicos están cerca y no queremos pelear delante de ellos, y bueno qué querés, cuando llego a casa no tengo ganas de andar discutiendo: prendo la tele y me olvido de que él/ella está cerca y al otro día vuelta a empezar...

Decirle que no al nene caprichoso (a propósito, visiten a La Candorosa, que redactó un post muy interesante que tiene bastante que ver con esto), decir "no" de vez en cuando es todo un tema, porque viste cómo se pone ("¡Tiene un carácter este chicooooo!"), y la verdad, no tengo ganas de escucharlo, y andá a saber si no lo castro diciéndole que no... (variante: padres/madres que arreglan todo con un bife y se terminó la cuestión y si querés llorar yo te voy a dar motivos para llorar).

No tengo un mango, pero "él" hace todo lo que puede, qué querés, yo no tengo ganas de salir a trabajar (esta es una de mil variantes, cada uno de nosotros conoce alguna).

Eso sí: "me quejo si no tengo lo que quiero. Y me quejo el triple si no hay una manera cómoda de conseguirlo ya".

Hay muchas pero muchas cosas para las que el "lo pedís, lo tenés" no funciona.

No hay manera (o casi no la hay, o en muchos lugares no la hay) de conseguir un beneficio en el trabajo si no se unen los empleados y piden que se solucione tal o cual problema, o que nos paguen más a todos, o que nos reconozcan lo que nos deben [esfuerzo].

No hay manera de solucionar un quilombo de pareja si no se trata de dialogar, aunque a lo mejor haya que dejar a los chicos un fin de semana con la abuela para poder decirse todo lo que hay que decir [esfuerzo. No el de dejar a los chicos con la abuela, obvio].

No hay manera de que un chico aprenda cuáles son sus límites si nadie le explica que hay límites, y que deben ser respetados, para su beneficio y el de quienes lo rodean. Ni hay manera de que entiendan las cosas a los bifes [esfuerzo. Otra que esfuerzo. Mamita...].

No creo que haya otra manera de tener "un mango" que no suponga trabajar (maneras más o menos legales, digo) [esfuerzo].

A la cultura del sacrificio y el sufrimiento se le opone esta, parece, una especie de laissez faire adaptado a los apurados tiempos que corren.

32 comentarios:

Marcelo Cafferata dijo...

Bueno bueno, se viene prolifica la semanita bloggeramente hablando. Con que estas tenemos eh.....?
A falta de uno, dos post tirabombas en la semana.
Asi mijita no hay lector que aguante mi querida....

Marcelo Cafferata dijo...

Bueno ahora que deposite mi queja anterior opino: LAMENTABLEMENTE (porque la vida me ha demostrado que no es la mejor manera de pasarla bien) soy dialogador compulsivo.
Es decir, problema de pareja: se habla y se discute no se calle (asi me fue!, ejem!). A los chicos, nada de caprichitos. Un limite bien puesto con sus puntitos sobre las íes primero es mirado con cara de desagrado... tiempo despues, eternamente agradecidos que el viejo no les dejaba hacer lo que se les cantaba el orto porque la vida afuera no es "haga lo que ud. carajo se le cante", hay limites por todos lados.

No tengo jefe. A los clientes me cuesta un monton hablar de aumentos y honorarios (y bueno, che, nadie es perfecto, viejo!).

Y la verdad me doy muchos gustos con los chicos, con mis amigos, conmigo mismo y todos son frutos de mi laburo, no sacrificial, pero si que nadie viene todos los dias con la varita magica y me deposita U$S en el escritorio.

Ufa! estoy verborragico hoy. Espero el resto de los comentarios de la comunidad bloggera que es como tomarse el cafe con amigos todos los dias...

Halle dijo...

Sos una grosa Mile. Pero lamentablemente parece que somos pocos los que pensamos así, la mayoría labura por poca guita para mantener un hijo malcriado y comprar una tele más grande para perder el tiempo..

Rapote dijo...

Creo que tiene mucho que ver con el conformismo y -a la vez- la cobardía...

Muchos prefieren mantener el estado actual de cosas -aunque no los conforme- por miedo a que de plantear un cambio, este pueda llevarlos a un estado peor.

Es como negarse al dicho de que "quien no arriesga no gana", algo parecido.

Lamentablemente el miedo al cambio -en cualquier ámbito y orden de la vida- no nos permite crecer y nos condena a la chatura.

¡Salud!
;) Rapote

Zippo dijo...

Potente post, Mile.
Es un signo de nuestros tiempos, la lasitud mental de querer todo ya y fácilmente como niños malcriados.
Por otro lado, la autocompasión de sentirse mártir a cada paso que damos es nefasta también. Daríamos muy buenos signos de inteligencia si adoptásemos cada sacrificio con esperanza y alegría por la inminencia de algo mejor, lo cual nos haría imbatibles. Realmente te felicito por esta entrada, un tema que a nosotros los adultos debería hacernos pensar más y mejor.

Gla dijo...

Si me permitís, agregaría el ingrediente de que muchas veces no te esforzás porque nadie lo hace y pareciera que da todo lo mismo. Y si se trata de los hijos, flor de laburo da, que entiendan el valor del esfuerzo y la responsabilidad.
"Voy a ser la única que vaya a la escuela el día de la inauguración del mundial"...Y sí, vas a ser la única que tiene padres que creen que no se justifica inasistencia por ese motivo. Sí para el partido que querés vivirlo en vivo y en directo y está claro que no habrá ningún tema nuevo ese día. ¿Pero la inauguración? La repetirán 500 veces y no hay motivo para faltar al cole.... (Creyendo que era una exgeración de mi hija) Y no, nada que ver. ¿Podés creer que fueron sólo 6 de su curso ese día? Y de más está decir que al final nadie la vio, todos se quedaron durmiendo...) Y sí, somos padres de otro planeta...

vesperLind dijo...

Que tema que me encanta! siempre me la paso protestando por eso...
Cuando me enojo y digo: loco al final me esfuerzo un montón y cuando me doy cuenta hay una banda aprovechando el esfuerzo, pero si no lo hago yo, no lo hace nadie!( esto se refiere a que administro un consorcio y nadie quiere hacer nada NUNCA, pero les encanta que no les cobre) , tengo la vocecita finita de mi maridito que dice: ay gorda, no te calentes, mirá como le va a tal y tal y tal ....para el orto, si no fuese así estaría equivocado y yo sé que no lo estoy ( re humilde el pibe!)el esfuerzo da frutos y es una manera de vivir .
Pero es cierto no es necesario plantar el drama en la vida, el esfuerzo es lo mejor porque cuando logras lo trabajado con esfuerzo se disfruta mucho mas .... es una sensación poderosa, energizante, saber que llevaste adelante el propósito y pudiste terminarlo, que cuesta y si cuesta ......... si no no tendría valor ....

Milenius dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Milenius dijo...

Marcelo (1): :)
Cada tanto el balero se me enrosca...

Marcelo (2): vos decís "lamentablemente soy un dialogador compulsivo", y "así me fue". Quizás el "cómo te fue" sea mucho mejor que el "cómo te habría ido" si no hubieras sido capaz de decir las cosas con todas las letras. Mirá, el divorcio, al menos como lo veo yo ahora, no tiene por qué constituir un fracaso (obvio que esa sensación es inevitable al principio). No hay obligación de que una pareja se mantenga unida toda la vida. En algún momento los caminos pueden bifurcarse, y las personas separarse. De todo se aprende algo, y ya podrás construir una pareja mejor, ¡y con diálogo!
Lo de los chicos es todo un tema, ¿no? Pero creo que enseñarles que no están solitos en el mundo, que uno no es un súper héroe que todo lo puede y todo lo da y que no tienen por qué esperar que el mundo los atienda como si fueran seres especiales los ayuda a ubicarse y a cruzar sus etapas de una manera más natural...

¿A vos tampoco te regalan un sueldo en dólares? Pero qué cosa, che... Qué mala suerte tenemos...

¡Besos!

Milenius dijo...

Halle: ¡se te extrañaba! Gracias por pasar.
Bueno, ¿ves? ¡Se nota que vos sos un biencriado!

¡Besos grandes!

PD: te debo un libro y no me olvido, sólo que ando laburando como loca, y cuando recordé el "gran encuentro gran" en Buenos Aires no tuve uno a mano para mandarte. A todo esto, quedó muy pero muy bonito. ¡Gracias otra vez!

Milenius dijo...

Rapote: entre esas dos grandes virtudes, conformismo y cobardía, no sé con cuál quedarme... :)

Es comprensible (justamente lo hablábamos ayer, también por acá) decidir "no hacer nada" para no tener que decidir, y para no tener que salir de la "comodidad" que brinda lo conocido. Ok. Es una postura, tan válida como cualquier otra (cada uno hace lo que puede). Ahora, cuando llega el momento del balance (y no hace falta estar a punto de morirse, sino de hacer uno cada tanto) y ves que esa "comodidad" es un par de botas de plomo y aún así decidís dejártelas puestas, qué querés que te diga... Por lo menos, habría que dejar de instalar la queja afuera, y empezar a bucear en lo que de verdad pasa. Lo cual es una crisis, sí.

La chatura es nuestro peor enemigo, y no tanto "la inseguridat"...

¡Besos!

Milenius dijo...

Zippo: yo no sé por qué no escribís más. ¡Ya sabemos que pintás como los dioses! Eso que decís, "Daríamos muy buenos signos de inteligencia si adoptásemos cada sacrificio con esperanza y alegría por la inminencia de algo mejor, lo cual nos haría imbatibles". ¿Qué querés que responda yo a eso? Ya lo dijiste todo vos.

¡Gracias! Besos.

Milenius dijo...

Gla: y cómo no te voy a creer...

¡Si ahora los nuevos próceres son Messi y Tévez y el objetivo más grande de muchos chicos es jugar a la pelota y hacer publicidad!

Por lo menos, hubo seis que fueron... Pero hasta hubo adultos que faltaron al trabajo ese día, así que, qué querés que te diga...

¡Besos!

Milenius dijo...

VesperLind: ¡ja! enojándote parecés yo: "¡loco, basta!" (de ahí al "no quiero nada" hay un paso...).

Es que... ¿qué historia se construyó sin un mínimo de esfuerzo? Yo me aventuro a decir que ninguna. Cuando mirás para atrás y ves que lo que hiciste resultó o rindió sus frutos, es genial. Es como cuando éramos chicos y le decíamos a mamá "mirá lo que hice yo sola".

Llego a la conclusión de que aceptar desafíos es todo un desafío... que vale la pena aceptar, al menos si queremos seguir creciendo.

¡Besos!

Verónica Molina dijo...

Ay, Milenius, Mileniusss! Amén.

El otro día en el hipermercado vi a una familia mirando intensamente los plamas exhibidos como de "super oferta", esperando que un vendedor de "electro" los atendiera. Me llamaron la atención porque se veía gente muy sencilla. Cuando miro el carro que llevaban al costado, lo confirmé: estaban comprando lo más económico de todo el super. Ahora, yo digo, en esas condiciones, es necesario esforzarte por comprar el plasma, o es mejor llevar más carne y fideos?

En MI condición, incluso, prefiero más carne y fideos, sin ninguna duda. Pero no porque me las dé de nada: en mi casa hay tele, obviamente, pero no tengo pajaritos en el marulo con respecto a esas cosas.

Y es que el esfuerzo tiene que estar orientado a lo que realmente queremos lograr. Después, cuando ahorraste peso a peso la guita que no pusiste en el plasma y comprás madera y tu marido en los fines de semana construye una biblioteca bien amplia, siempre hay algún paspado que viene a tu casa y te dice: "qué suerte que tenés". Bueno, suerte no sé, digamos que enfocamos el esfuerzo por ahí, pero también pudimos tener un televisor nuevo para ver... no me acuerdo qué.

Decidimos. Todo el tiempo decidimos. Y las decisiones acumuladas son las que definen para qué rumbo vamos. Uno puede tener una crisis de pareja y estar un tiempo a la deriva y sin poder discutir un tema, podemos tener momentos de confusión con los chicos o un recreo laboral, pero no podemos pasarnos la vida así. Nadie vive la vida que le toca a uno mismo ni puede tomar nuestras propias decisiones importantes, en algún punto hay que tomar las riendas y madurar, no?

Midió, me despaché. Hice catarsis, qué se le va'ser.

Buenísimo post, éééso es lo que pasa, viste...

vesperLind dijo...

Mile : de y ahora no quiero nada! tambien tengo ......... y en cantidad , una es leonina y no puede contra el signo

La candorosa dijo...

Mi padre, supo decir:
-Los cómodos son irresponsables y bastante cobardes, se hacen "los que no les pasa nada" y encima gastan como bacanes, creyendo que así ¡¡¡le escapan al sufrimiento!!!


Más de uno se ¿resigna? o vive en la negación de seguir pasando horas en la misma, ¡¡total!!...

Y obviamente más de uno ¡¡CREE!! que comprando huevadas, ¡¡la vida les sonríe!!

Vez pasada, discutí con una amiga, la cual me decía lo preocupada que estaba porque el marido había perdido "UNO" de sus 3 trabajos, y obviamente empezó a hablar mal de todo, donde cayó en la volteada el gobierno, la situación mundial y bla bla bla...

Por ahí, se me dio por decirle ¿y vos no pensaste en trabajar?...

¡¡¡Para que habré abierto la bocaaa!!

-¡¡Pero cóooomoooo voy a trabajar yoooo!! ¿no ves que la culpa es de este gobiernooooo? ¿Cómo vamos hacer ahora con un sueldo menos de mi mariiidooo?

Claro, yo que peco de jetona compulsiva, agregué...
-¡¡Y mbuéh!!... ¡¡entonces gastá menos hasta que "Chuchi" consiga otro empleo más!!

En ese instante me quiso degollar...
-¡¡¡Niii pienso!!!, me gritó mientras ojeaba una de esas revistitas que entregan los comercios que venden "cosas para el hogar".
-Además ahora -agregó- vamos a comprarle EL PLASMA para la habitación de "Chuchito" -su hijo-, así que... ¡¡¡no pienso cambiar nadaaaaaaaaa!!!

Que lindo sería que los seres humanos fuéramos un poco más conscientes, ¿verdad?

Besotessssssssssssssssss!!!


PD: gracias por su mención!!!

Milenius dijo...

Vero: esas cosas pasan... más a menudo de lo que uno cree.
A mi todo el mundo me jode con que cambie el auto. Y sí, está gagá, lo tengo que arreglar a menudo, pero me lleva y me trae; la verdad, no necesito caretear por ahí con un auto. No es que no me gustaría, más vale que sí, pero tengo tanto para hacer antes!

El rumbo lo vamos marcando, sí, con cada decisión, y con cada indecisión también. No nos salvamos por "dejar para después".

Eso de "qué suerte" (ya lo hablamos alguna vez)... porque te compraste algo, por ahí... A veces ni da contestar. ¿"Qué suerte"?, me dan ganas de decir ¿Viste hasta qué horas laburo? Suerte que tengo energías y no le huyo al trabajo...

Como vos decís: hay que tomar las riendas, ¡y madurar! No queda otra...

¡Besos grandes, y buen fin de semana!

Milenius dijo...

VesperLind: ¿a vos también te da el ataque? :)

Besos.

Milenius dijo...

Candorosa: pufff, qué razón tenía su padre, doña...

Y de esas personas hay a montones. Justamente la de la anécdota que le contaba ayer en su blog no para de quejarse del gobierno y de lo mal que estamos y de cuándo piensan hacer algo...

Claro, si pretendés que te regalen todo, y parafraseando el viejo dicho, no se si habrá gobernante que te venga bien...

¿Sabe qué pasa? Que si fuéramos más conscientes, a lo mejor tendríamos muchísimo menos de qué quejarnos, ¿y qué hacemos entonces?

Mire, la dejo porque empieza la novela :) :)

¡Besazos!

Verónica Molina dijo...

Candorosa puso sobre el tapete a una mina muy especial: la que es machista por comodidad, para no laburar. Y que se queja, justamente, de no poder ser lo suficientemente machista, es decir, de que su marido no gane tanto como para poder ella gastar el dinero sin trabajar.

Es loquísimo, pero el problema real de estas minas está bien escondido abajo de la alfombra de la dependencia y de la dejadez.

Milenius dijo...

Vero: sí, es cierto, en parte. Lo que pasa es que estas cosas en muchos casos están tan arraigadas... Porque también hay casos de minas que quieren trabajar y maridos que "prefieren" que ellas se queden en casa, con los chicos; tipos que mueren de celos ante la sola idea de que a su mujer la miren otros, y muchas, pero muchas que no saben qué hacer frente a estas situaciones... En medio de tanto quilombo también surgen las que se aprovechan y eligen que alguien tome las decisiones por ellas. Porque muy en general se tienen en cuenta unas "preferencias" y no otras. Es un círculo que encuentra siempre de dónde conseguir alimento. Vaya uno a saber este caso en particular cómo es, ¿no? Pero hay de todo en la viña del Señor...

Como siempre, estos temas dan para laaargo...

¡Besos!

Verónica Molina dijo...

Mile: es cierto lo que decís, mi comentario anterior fue una generalización demasiado light. Porque hay muchas historias diferentes, y leyendo esto que contás caigo en que yo misma hace unos años (antes de tener la notebook como apéndice de los dedos), tampoco sabía "cómo volver a empezar" a trabajar. Una se olvida, a veces... ;-)

Besos gigantes.

Milenius dijo...

Vero: te comprendo porque a mí me pasa, a veces, de "condenar" de alguna manera ciertas cosas, para después darme cuenta de que me irritan justamente porque me pasan o me pasaron...
Me parece que tiene mucho que ver con que me gustaría abrirles los ojos a más de cuatro... justamente porque me pasó lo mismo que a ellas, y decirles una y mil veces "no te estanques, porque tenés potencial como para vivir muy de otra manera..."

¡Besos!

Zippo dijo...

Mile: no pongamos el carro delante del caballo. Acá la que escribe las cosas inspiradoras sos vos.Yo sólo me hago eco.Y no me hagás sonrojar, queré.

Milenius dijo...

Bueno, si tengo el mérito de inspirarte, querido Zippo, aunque sea un poquito ególatra, me alegro por mí... :)

¡Besos!

vesperLind dijo...

Mile: me re da el ataque!!!, trato de evitarlo porque no está bueno, pero cuando me agarra definitivamente vuelco..........piero la chaveta...
El ataque leonino es....... vos debes saber

Milenius dijo...

Vesper: me dan ataques cancerianos. Pero me dan, ponele la firma...

Hay mucha cosa que indigna por ahí. Pero bueno, supongo (porque muchas veces no puedo evitarlo) supongo que hay que tratar de no atacarse...

besos.

AntWaters dijo...

EEEey, qué interesante, Milenius; y qué bien me piensas y escribes; y sin afectación de oído.

¿Sabés qué es algo que tembién me repudre? :) Esta gente que habla de sacrificios por criar a los hijos, y el mérito que tienen por... amos, pues no haberlos tenido, no te digo... parece que quieren una medalla también por eso.

Nu sé; ¿te acordás la foto del cura brazos a la espalda que te envié? Hablé con él y terminó despotricando de las ayudas; precisamente por eso, porque "la gente en lugar de hacer algo se lamenta de que no les dan ayuda"; bueno, al ser él cura yo no descarto que se tratase del pensamiento el hijo mío es el que triunfa y el que no es de la madre y mejor no ayudarlo...

Pos weno mija, que yo diga todo esto no quita para que yo quiera ser Liliana, y que mi macho me llame Lili y me traiga y me lleve y jajajaa

besos

Milenius dijo...

Ant: tenés una fijación con Liliana, ¿eh? Es que no te convidó mate, ya sabemos... Y ahora la tratás de mantenida... ;)

Puff... los "padres sacrificados" son de lo peor. ¿Es que acaso pensabas que venían con ayudante los niñitos? ¿o que por el sólo hecho de ser tuyos van a tener las cosas claras desde un principio? Es un gran trabajo, pero la palabra sacrificio, mmmm :(, metida ahí, en medio de "te amo", es un poco dolorosa.

Hay que enseñar a pescar. Al menos acá hay que empezar todo de nuevo... Ahí vamos, de a poquito. Una vez un amigo me dijo "si vos le das dos pesos a un tipo todos los días, sos un ídolo, el día que no le podés dar, te convertiste al instante en un hijo de mala madre". Bastante razón tiene.

Besos de ¿y ahora qué es eso de que no autorizás nunca los comentarios en tu blog? :)

El Viejo @gustín dijo...

uffffffffffffff.
Me perdí un montón...
Que bueno Mile.
El otro día en analisis, que despues de tantos años falta un cafe de x medio...
me contaban el poder del NO, es lo que mas acerca a la felicidad, si ejercemos mas SEGUIDO el "NO", MAS CERCA DE SER FELICES ESTAMOS.
Y me quedo picando la cuestión...
NO a Qué? y si NOOOOOOOOOOOOO.
basta de bancarse el "y si daleee",
y bancatela x que esto o aquello.
y si digo que no que va a pasar...
NO V A A P A S A R N A D A...
Con respecto al tema de la diferencia entre sacrificio y esfuerzo el ejemplo mas vivido y cotidiano esta en el exito de las dietas.
SI UNO HACE UN ESFUERZO BIEN, TIENE EXITO, ESFUERZO ES PONER ALGO MAS DE LO QUE UNO PONE EN EN DIA A DIA PARA ALCANZAR ALGO, ES ESTIRARSE UN POQUITO MAS.
AHORA SI ES SACRIFICIO SONAMOS, SACRIFICIO ES POSTERGAR, ES DEJAR DE HACER PARA NO HACER...
SACRIFICIO ES INMOLARSE¿? PARA QUE.
SE INMOLO JESUS, HACE FALTA QUE LO HAGAMOS , POR QUIEN Y SI ES X NOSOTROS X QUE¿?...
Beso Mile.

PD SIGO CRUZADO..

Milenius dijo...

@gustín: ¡el NO! Es cierto: tiene poder, y a veces no nos animamos... Tenemos miedo a que dejen de querernos, como si un "no" pudiera influir tanto en los sentimientos, pero así está la cosa. Es cuestión de empezar, y animarse una vez, y ver qué pasa, si queremos decir "no" y simplemente, lo decimos, sin tanta vuelta.
Creo más en el esfuerzo que en el sacrificio. Sacrificio suena a victimización. No, gracias.

Besos.

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll