domingo, 7 de febrero de 2010

Pesadilla

No le cabía otro sobrenombre.

Pesadilla era como Droopy, estaba en todas partes, uno no sabía de dónde venía o cómo había llegado, pero siempre estaba ahí.

Pero algo despertó mi alarma: un día, me dice "¿no me llevás hasta un lugar? Hay un tipo que me debe guita de un laburo que le hice, y bueno, me dijo que iba a estar ahora a la noche, si no le cobro hoy, no lo engancho más".

Yo comprendo esto. Sé que cuando alguien te debe guita, la hora de pago la pone él y no uno... Así que pregunto "¿Y dónde es?". Como toda respuesta, tiró un "seguí derecho por acá, yo te indico". Y la mina va, medio salame, derecho, y después dobla a la derecha, y después a la izquierda, y después de nuevo derecho, y después...

- ¿De qué trabajás? -inquirí (no era la primera vez...)
- Construcción. -Fue la seca respuesta.

Recién en el tercer "viaje para cobrar algo que me deben", dije Basta. Y que no iba a ir a ningún lado sin que me dijera antes la dirección exacta. Nunca más tuvo que ir a cobrar nada.

En el medio: mi cumple número 40. Ninguna pavada, sobre todo después de la historia de la que venía. El golpe del número redondo fue certero a mi cerebro: mi vida había perdido, ya, todo sentido.


Era un miércoles, y yo salía a las 21. Bajé las escaleras, como siempre, y ahí lo vi: con un regalo ENORME. Pero eso no fue todo. Se acercó, me dio un beso, y empezó el show: papel picado y "que los cumplas feliz, que los cumplas feliz..." mientras el hermano (o supuesto hermano, nunca lo sabré) filmaba toda la escena... y el regalo grande (una campera), y diversos regalitos...

De todas formas, la cosa era extraña (muy), y yo ya quería sacármelo de encima, sobre todo después de un par de escenas medio extrañas que, en el fondo, me asustaban bastante: para mí, el tipo era un psicópata. Pero sabía mis horarios de la facultad y dónde vivía, así que todos los días de cursada, a la salida, Pesadilla estaba ahí, en la puerta de Platón, el "bardenfrente". Siempre con un regalo: flores, zapatos, zapatillas, camisas, muñequitos... Un día no quise aceptar el regalo que me traía, y casi se pone a llorar. Y una es medio pelotuda. Y agarré el paquete, no lo abrí, y le dije que me iba sola, y que no quería ni un sólo regalo más.

Llegaron las vacaciones de invierno, y con ellas, mi "salvación": el cuatrimestre siguiente implicaría distintos horarios, por lo tanto no podría ir a buscarme. Mientras tanto, por teléfono, prometió poner una casa a mi nombre, con una única condición: que fuera a verla con él (!!!). No fui, por eso no soy propietaria de ningún bien a mi único nombre... :) :)

Comienzo de cuatrimestre: los horarios de cursada no coincidían con los del anterior, así que, tranqui... Hasta que, después de salir de una primera clase con, entre otros docentes, R. (sí, mediomelón), a las 21, no podía creer que Pesadilla estuviera ahí, plantadito como siempre enfrente de la facultad, en la puerta de Platón.


Por supuesto, pregunté cómo supo de mis horarios. "Estoy viniendo desde el lunes. En algún momento te iba a encontrar".

La cosa duró uno o dos meses más. No arreglábamos para salir, pero no había forma de evitar que fuera a buscarme a la salida...

Y Pesadilla fue el sobrenombre que le puso Carina, una de mis hijitas postizas, al ver la insistencia del señor... Carina y Luciana (mi otra hijita postiza) iban conmigo hasta el auto, para tratar de espantarlo.

Claro que ya mis ojos estaban posados en otra persona, y poco a poco, la insistencia de Pesadilla (Matías, en realidad. Gracias Davu por hacerme acordar) fue cediendo hasta que un día, simplemente, dejó de venir y de llamarme...

Y continuará...

16 comentarios:

El Mostro dijo...

Seguidor como perro de sulky.

Cris dijo...

Vaya, no me enteraba de mucho hasta que he mirado abajo! :)

Al final a Pesadilla seguro que le haría ilusión saber que ha sido aunque sea protagonista de un post tuyo muchos años después.

Y bueno, nunca es tarde para matricularse en la universidad... que me lo digan a mí...

Duda de estas mías: ¿Vacaciones de invierno? Allá tenéis vacaciones de junio a septiembre igual que aquí??? Pero si en invierno es un rollo tener vacaciones!

Besitos...

Dark Knight dijo...

Era pesadito el tipo eh :P.
Pero bueno, te regalaba caramelos que me comía yo, eso estaba bueno :P

Nick dijo...

Y dale con las imprecisiones, del cumpleaños no cuenta nada, hay videos madre, hay videos que prefiero no recordar... hasta que te tenga que declarar insana por algo.

Gla dijo...

¡Qué garrón! Hay amores que matan...

Milenius dijo...

Mostro: o denso como el dulce de leche con chocolate...

Cris: por las dudas, no voy a intentar comunicarme con él para contarle.

Las vacaciones de invierno son de aproximadamente un mes, para los estudiantes.

Y algunos suertudos como Nick, que tiene una semana de vacaciones de invierno en el trabajo.

Y pueden ser buenísimas; claro, si tenés plata para ir a esquiar.

Nunca es tarde. El tema es no ponerse a pensar que ya no se puede hacer nada...

¡¡Besos!!

Milenius dijo...

Dark: pesado pesado el hombre. Pero vos te empachaste de caramelos.

Besos

Milenius dijo...

Nick: el cumpleaños da para otro post...

Besos.

Gla: este no mataba. Era para matarlo, que es bien distinto.

¡Saluti!

Cris dijo...

aaaa! Entonces cuando los nenes tienen 3 meses de vacaciones es en verano, y en mitad de las vacaciones coincide la navidad?

Milenius dijo...

Las clases terminan alrededor del 10 de diciembre; así que sí, la Navidad cae en vacaciones de la escuela.

¿Cómo va la historia con el mate?

besos.

Carina Pérez dijo...

Mile no me acordaba que le había puesto yo, jajajjaa. Me hiciste reir mucho, y me acordé de Platón, de Sócrates (cuando cerraba elbardeenfrente nos ibamos de la esquina)... será que por eso no nos recibimos más. besos

Milenius dijo...

Hijita, ¿tan jovencita y ya con pérdida de memoria? uyyy...

Sí, fuiste vos, y fue correcto.

Besos

Verito dijo...

Pesadilla era un peso pesado de la pesadez, eh? Te confieso que, por muchokemekieran, también me asustaría eso de que me estuvieran esperando en la puerta de la facu para saber mis horarios. Eso no es amor, es obsesión y vaya a saber una qué cosa más hay detrás de todo esos manejos.

Además, si no estás enganchada, de qué le sirven a los Pesadillas Deste Mundo todas esas presiones? Solamente te alejan, te hacen desconfiar todavía más del tipo, claramente...

El Mostro dijo...

Con todo respeto Verito, el pesadilla de turno no registra, en su mente enferma, si están enganchadas con él (o con ella).
Atte.

Milenius dijo...

Verito: Pesadilla era tal como lo describís. Pero, también como dice el Mostro, había cosas que no registraba...

Algún corto circuito, digamos

Verito dijo...

AAAAAHHHHH!! Claro, se me había escapado ese detashe nada pequeño. Midió, cómo zafaste, Milenius!

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll