viernes, 4 de diciembre de 2009

Adaptarse a la inseguridad

Ciertas seguridades están sobrevaloradas.

¿Qué es eso de querer estar seguros todo el tiempo?
No tengo ganas.
Quiero soltarme de aquello a lo que me aferro aún cuando hace daño.
Quiero no escuchar el pronóstico y olvidarme del paraguas.
Quiero no querer estar segura. 

¿A qué nos aferramos cuando queremos un trabajo seguro, una pareja segura, un pronóstico que acierte?
Para la mayoría de las cosas no existen los seguros contra todo riesgo. Creo que no terminamos de entender que tales cosas no existen, que finalmente cada día trae lo suyo, y que lo que nos hace fuertes, la única seguridad que tenemos es la de sabernos al pie para enfrentar lo que venga.

Si hubiéramos querido saber con seguridad si íbamos a caernos o no cuando aprendimos a caminar, no habríamos aprendido nunca.
No querer correr ningún riesgo implica encerrarse.
Y ni siquiera así...

Nada... que todo esto me lo digo a mi misma y nada más.


¡Nueva entrada en ¿Por qué Adán no dijo "no"?!

12 comentarios:

Dark Knight dijo...

Leí esto y me vino a la mente la escena de Airplane 1, cuando todo el mundo se entera que el avión está por caer aparece un tipo como la contraparte de los pasajeros y dice "Ellos sabían a que se atenían cuando compraron los pasajes de avión, yo digo que se caigan" jajajaja.
La seguridad es copada hasta cierto punto nomás.
Un beso madre.

Milenius dijo...

Claro... tal cual.
Nosotros no pagamos pasaje, pero nada es gratis, querido...

Un beso, hijo.

La candorosa dijo...

Mire, en la vida "nada" tiene "garantías", por tal "puede faiar" (diría Tu Sam)...
Suponer que todo debe ser por naturaleza -y OBLICACIÓN- "seguro", es un absurdo.

Lo digo recordando a esos que antes de entrar a un quirófano, y que de antemano deben firmar muchos papeles en los que se les informa (algo así como) "Nada es seguro, y lo que te vamos a hacer ¡¡tampoco!!" (deslindar responsabilidades, vio).

Andar abstraído en problemas -en altos porcentajes, inflados- quita reflejos y eso puede hacer que una sencilla caminata por una vereda, no permita que se "note" la baldosa rota que podría ocasionar una caída, un golpe, una fractura... ¿vio?

Justamente ayer pensaba en las vueltas del destino, en como hay cosas "que debían suceder" y en las que también nosotros colaboramos para que algunas ocurran.
Pocos aceptan esa realidad, entonces buscan "responsables", para aliviar sus conciencias.

Recuerdo, que cuando era chica, vi una película de origen estadounidense -de la que no recuerdo el nombre- en la que su protagonista era un vendedor "de seguros", que solo debía lograr que la gente "COMPRARA" seguros, sistemas de seguridad y vigilancia.
Entonces un hombre le dijo:
"Usted primero me vende miedo, para después venderme su "seguro"!!!

Me parece que el gran negocio del momento, para diferentes rubros, es "vender miedo"...

Saludazos doñaaaaaa!!!

Liz dijo...

si, es mejor estar inseguro creo yo... asi hay campo abierto para pensar otras cosas...

Milenius dijo...

Candorosa: exacto. Primero nos machacan la cabeza con que tales cosas son necesarias o imprescindibles, y después nos venden hasta los agujeros necesarios para tener un gruyere aceptable...
Yo lucho contra estas cuestiones (sobre todo en estos días, en que mi cabeza anda dando vueltas y vueltas sobre algunas cuestiones) pero, al ver que todo el mundo anda "con el paraguas en la cartera", pienso si no estaré pirada o algo así.
Ya veré (y ya contaré).
Besazos, señora, ¿cómo se levantó después de los festejos de ayer?

Milenius dijo...

¡Hola, Liz! Bienvenida por estos pagos...
A eso justamente me refiero: a tener la cabeza abierta a nuevas ideas.
Espero concretar.

¡Un beso!

Halle dijo...

La seguridad aburre. No estar seguro de cómo me va a ir en el examen el lunes me hizo dar cuenta hoy que.. me estoy preocupando por la materia. Cosa que hace un año no hice y estuve seguro, seguro que me iría mal, y así fue, ni rendí el examen final.

Sólo un ejemplo de las millones de inseguridades que me hacen sentir vivo y activo.

Milenius dijo...

Halle:

Es verdad lo que decís. Estar demasiado seguros aburre y resta espacio a la creatividad.

¡Éxitos totales el lunes!

¡seguro que te va a ir bien! (???)

beso.

El Mostro dijo...

Nunca fuí de aferrarme mucho a ciertas seguridades, al menos en lo laboral. No se si puedo prescindir de todas. No se si seguridad en todo no nos convertiría en unos belgas de mierda. Cada vez me siento menos seguro de menos ideas, otrora convicciones.

Zippo dijo...

Uh, Mile. Debo advertirle que su sesuda reflexión ha quedado expuesta a transformarse en muletilla de algún cretino que planee minimizar el tema de la inseguridad delictiva.
Más allá de eso (porque nuestro pensamiento lateral siempre nos lleva más allá)pienso que el deseo enfermizo de lo seguro se debe a que el humano de hoy es una criatura mañosa ansiosa de ver colmado sus caprichos e histerias.
Adhiero como nunca a tu forma de pensar.

Milenius dijo...

Mostro: ¡no sabés lo bien que me viene tu comentario!
Mis vueltas tienen mucho que ver con lo laboral esta vez... Que si me quedo firme en el puesto y aferrada a eso (para nunca avanzar) pero con el sueldito seguro; que si me largo sola a probar lo que venga y a pelearla otra vez... Ahí estamos.
jajaja! "belgas de mierda"... Vos sí que sos muy gráfico... Si entra algún belga acá, que no se ofenda, no es nada contra él o ella, pero esa imagen de "acá todo funciona bien" que dan algunos países de Europa a mi también me da como cosa... No sé, me imagino un ataque de nervios porque el tren llegó dos minutos tarde, por ejemplo, y nosotros tan... tan... argentinos, vea.
¿Viste? pasan los años y uno duda tanto de sí mismo, tan convencido que estaba de andar en la senda correcta. Como sea, creo que es mejor así.
Veremos.
Un beso.

Milenius dijo...

Zippo: ¡ja! sí, pensé que alguien, dejándose llevar sólo por el título, podría llegar a pensar que me refería a esos temas... Pero no creo que esto sirva como muletilla para ellos, porque hay que pensarlos, como mínimo, desde otra perspectiva.
Pero sí, estoy segura de que algunas seguridades están sobrevaloradas, o al menos yo veo en alguna gente un deseo un poquito obse por aferrarse a cualquier sillón (y después nos quejamos de los que quieren perpetuarse en el poder...), un gran miedo al cambio y a lo que vendrá, cuando es eso (como decía Halle en su comentario) lo que nos mantiene vivos y activos.
No es fácil, pero saber "desaferrarse" es más sano de lo que uno cree.
Besos.

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll