lunes, 2 de mayo de 2016

En algo estamos de acuerdo

Estoy segura de que en algo estamos de acuerdo.
Hay derechos, programas sociales, ciencia y tecnología que nos robaron a todos.
Cuando cercenan tu derecho a la información, no sólo no te informás bien, sino que te obligan a decidir mal.
Cuando te mienten, no sólo te roban la verdad; te ponen en el lugar de defender lo indefendible.
Cuando encarcelan a alguien sin que esa persona pueda ejercer el derecho fundamental a defenderse, están violando derechos; no sólo el de la persona acusada, también los tuyos, porque vos podés caer en ese lugar, hoy, mañana, en cualquier momento.
Cuando en nombre de la seguridad (más bien de la seguridad de algunos) te quitan derechos, lo que están haciendo en realidad es desprotegerte.
Cuando a una persona la despiden sin motivo y la acusan de ñoqui, no sólo le roban la posibilidad de mantenerse y de mantener a su familia, sino que la dejan desnuda y sin armas frente a un juicio público que bien lejos está de ser justo. ¿Alguna vez alguien te escupió la cara? A mí tampoco, pero esto debe de ser muy similar.
Cuando nos obligan a hablar de un supuesto delincuente durante meses mientras otros supuestos delincuentes continúan en su cargo sin ser investigados, se ríen de nosotros.
Cuando te revisan el twitter o el facebook para condenarte por lo que escribís, cercenan tu libertad de expresión e imponen el miedo. Eso se llama terrorismo, y cuando lo ejerce el Estado, el delito es doble.
Cuando cierran programas sociales les quitan a muchos la posibilidad de acceder a lo mínimo imprescindible.
Cuando cierran FinEs, le roban a alguien la posibilidad de estudiar y así ascender en la escala social.
Cuando destrozan obra pública sin más justificativo que el hecho de que fue realizada por la gestión anterior, es lo mismo que si alguien viniera a destrozar las paredes de tu casa simplemente porque no le gusta tu cara, y además, haciéndoles creer a todos que tu cara es culpable.

¿Te acordás cuando en tu casa, o en la catequesis, o en la escuela o en el club te enseñaban que todos somos iguales, que nadie debe ser juzgado por el color de su piel o por su forma de vestirse o por si es gordo o es flaco? ¿Y cuando leías en la Constitución cuáles son tus derechos y obligaciones? ¿Y lo del juicio justo? ¿Y lo de que "toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario"? ¿Cuándo fue que un programa de televisión se convirtió en el Poder Judicial? ¿Cuándo fue que los jueces decidieron administrar perdones a ciertos poderosos y cargar de condenas sólo a los más desprotegidos? ¿Cómo es eso de que somos solidarios y macanudos? ¿Cuándo tu vecino comenzó a parecerte una basura? ¿Cuándo fue que tu mejor amigo se convirtió en tu enemigo? ¿Desde cuándo, para que no haya brechas, tenemos que pensar lo mismo? ¿Quién dijo que no había grieta? ¿Por qué, de repente, no estar de acuerdo con un gobierno me convierte en un ser despreciable?

Cosas que me pasan por las tejas, diría un viejo amigo.

Ojalá estemos de acuerdo en algo.

9 comentarios:

alicia andersen dijo...

Porque soy tímida y leí muy poco, muchas veces me atollo en la expresión.
Tan clara Milenius y tan generosamente sencilla, que me atrevo a compartir su nota, porque por mis viejas tejas, pasan reflexiones similares.
Muchas gracias.
Cerpentina (con C)

Milenius dijo...

Mi querida Cerpen, una de las minas más creativas que conozco, no importa cuánto hayas leído.

Besazos con zeta. :) Te quiero y gracias.

Walter Taboada dijo...

Muy buena Milenios, que buena, excelente de toda excelencia. La grieta está desde que unos pocos ricachones se arrogó el derecho a decidir por la vida de las mayorías empobrecidas. Un enorme placer estar del mismo lado de la grieta

Unknown dijo...

Estamos de acuerdo, muyyy de acuerdo. Me lo llevo a mi muro Mile, así estas palabras se encuentran con otras. La grieta... hay que deconstruir ese mazazo que nos pegó a todos. Que es la grieta? En psicoanalis hay algo que llamamos la escisión, es una barra que cae sobre el sujeto, que rompe con el sentido univoco, normalizador. Y es por esa grieta por donde nace el deseo y lo vital del ser humano. Sin esa "grieta" no hay humanidad. Lo propio de cada sujeto nace de esa "grieta". Lo que cada uno de nosotros puede aportar de original a los otros.

Milenius dijo...

Gracias, Walter: como siempre, si hay algo que tengo que agradecer a este momento jodido, es el hecho de haber conocido gente que está tan de este lado que abraza.
Beso.

Unknown (???): Gracias enormes por compartir, pero sobre todo, por ser de estos que sentimos todas estas cosas y tratamos de comprender algo de todo lo que está pasando.
Saludos.

Milenius dijo...

Ya sé quién sos, Unknown!! :) Gracias, Xime!

alberto dijo...

Fuerte abrazo compañera: muy claro y contundente lo tuyo. Por supuesto que estamos del mismo lado de la grieta: sin grieta no hay vida. La grieta no es otra cosa que la contradicción: cuando cesa la contradicción, cesa la vida.

alberto dijo...

Fuerte abrazo compañera: muy claro y contundente lo tuyo. Por supuesto que estamos del mismo lado de la grieta: sin grieta no hay vida. La grieta no es otra cosa que la contradicción: cuando cesa la contradicción, cesa la vida.

Milenius dijo...

Gracias, Alberto. Ojalá volviera a entenderse eso; el pensamiento unificado no existe, pero parece que para ser felices en este "alegre" contexto todos tuviéramos que pensar lo mismo... El pensamiento de uno se enriquece justamente cuando se debate.
Abrazo, compañero. Vamos a volver, qué duda cabe.

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll