jueves, 29 de octubre de 2009

A ver si empezamos...

Cuando uno está estancado, no debería preguntarse por qué no avanza, sino cuestionarse cuántas ganas tiene de avanzar y hacia dónde.

Juntar ganas de salir adelante, de hacer algo nuevo, algo bueno, algo distinto: es el deseo lo que nos mueve, y no la queja. Yo soy bastante quejosa, pero me cansé.

Cuestionar aquello que no nos convence, decirle "basta" a alguien, no son cosas sencillas. La rutina se empeña en encarnarse, y no hay que dejarla si implica dolor, molestias, falta de respeto por uno mismo.

Son días complicados estos, varias cosas nos han puesto "en una batidora". Y acá, entre vuelta y vuelta, ayer me encontré pensando "A ver si empiezo a tener ganas de avanzar".

26 comentarios:

jordim dijo...

Aunque a veces hay que sacar ganas de flaqueza..

El Mostro dijo...

Excelente post.
Yo en este momento estoy rezando al Loado Efebo Panzón para que se caiga la red y no tener que trabajar.

Besos desganados.

Milenius dijo...

Jordim: ¡bienvenido! Yo estoy llena de flaquezas ocultas en un corpachón bastante generoso...
Son días complicados, pero ahí estamos, tratando de crecer...
Un beso, te espero nuevamente.

Milenius dijo...

Mostro: ¡muchas gracias! y espero que los dioses te acompañen y cumplan tu deseo.

Eso sí, que no se caiga la red acá, que yo tengo que laburar aunque no quiera...

Un beso.

La candorosa dijo...

Muy buen post, doña!!, pues ni la queja ni el estancamiento -sobre todo el mental- nos llevan a ninguna parte!!

De todos modos, la queja siempre fue y será la postura de los cómodos ¿no le parece?

Besotes y candores incómodos!!! ja!

Gla dijo...

Hola amiga...cómo va? Igual que a mí por lo que parece y sino mire mi blog....
Quejarse está bueno, es catártico, pero después hay que ponerse en movimiento....

Milenius dijo...

Gracias, Candorosa: creo que la queja puede ser el primer paso hacia la transformación; o bien el primero en dirección al sillón donde uno puede quedarse eternamente sentado esperando a que las cosas cambien (si a eso se le suma una dosis de tinelli, estamos fritos).
Espero que el último no sea mi caso. ¡Le mando besos, doña!

Milenius dijo...

Gla: en eso estamos, doña, ¡ya voy para allá!

besos.

nadasepierde dijo...

Ya ponerse a pensar en tener ganas de querer hacer algo, es que estamos en marcha. Toda gran caminata empieza con un pequeño paso.
Pero tomar conciencia de las ganas, ya es un avance!!!
un beso y buen finde

Gamar dijo...

Algo así me sucede y no soy para nada original, pero no es que no tenga ganas de hacer nada. No tengo ganas de hacer eso. La cabeza la tengo llena de ganas de hacer otras tantas y a veces son tantas que no hago nada.

Milenius dijo...

Ana: Sí, doña, y estar en marcha implica darse cuenta de que estamos vivos, que no es poco. ¡Muchas gracias y buen finde para vos también! Un beso.

Gamar: por eso, la cuestión es "bueno, ¡¡a ver si empiezo a tener ganas, caracho!!", algo así como decirle a la mente que tiene que ponerse en marcha.

Un beso y gracias.

-Pirlusa de la Sapinonda- dijo...

Uy, cómo nos pasa eso en la primavera, una amiga una vez me comentó algo sobre lo que ella llama "el envión primaveral" que hace que en dos meses querramos rendir esa materia, convertir ese pantalón en un short a la moda, empezar el gimnasio, conseguir otro laburo, donar un árbol, tener un perro y cambiar las cortinas, en un maremágnum de cosas a hacer sin mucho orden jerárquico pero sí con entusiasmo. Vivan los proyectos primaverales!

Cris dijo...

¿Pero qué os pasa por allá?
Yo sé que tú tienes ganas de avanzar!
Venga... Si se te ven desde aquí...
Te acompañamos, vale?

Besitos!

Milenius dijo...

Hola, Pirlusa: sí, la primavera es un gran estímulo para largarse a hacer muchas cosas. Vamos a ver qué sale de esta temporada 2009/2010 (luego de salir de la batidora).
¡¡Un beso grande!!

Milenius dijo...

Cris: ¡¡eyyyy!! Pero muchas gracias!
¿Vos decís que se ven como hongo atómico? jajajaja...
¿viste que hay unos días más complicados que otros?, pues bueno, eso...

Te mando un beso grande, y gracias otra vez.

YO, la peor de todas dijo...

Yo siento que es un año raro, que no hice nada, pero pienso, voy atràs e hice una sumatoria de cosas que creo que me dejaron pinchada como estoy.
Tenès razòn, necesito proyectos nuevos, aire, porque a veces siento que me asfixio, que me ahogan las obligaciones, que me empeñè en hacer cosas para las cuales no era capaz y forzarlas me dejaron out.
Vamos a empezar a planear metas nuevas, cuesta, pero bueh

Milenius dijo...

Vamos, Yola, todavía. Mirá, te dediqué una entrada en mi otro blog (fijate en el blog roll, "¿Por qué Adán no dijo no?"

Hay que seguir, doña, hay que seguir.

Te mando un beso grande, y ¡Fuerzas!

verito dijo...

Muy bueno! Me viene muy bien este post en este momento, por algo terminé en este blog que no conocía y al que llegué saltando desde otras páginas. Muy cierto, Mile, debemos empezar a tener ganas de avanzar para llegar a algún otro punto. Sepamos o no dónde termina el camino, que por lo menos no nos andemos reprochando pasado mañana que hoy no lo hemos intentado. Beso grande. Te sigo leyendo.

YO, la peor de todas dijo...

Milenius, un placer y un honor haber sido su musa inspiradora...Graaacias, ya le visitè la casa de vacaciones, digo, el otro blog (jijji) y tambièn la empecè a seguir.
Un besote

Milenius dijo...

Verito: Ante todo, ¡bienvenida por aquí!
Me alegro de que a alguien le sirvan las confusiones que tengo y los replanteos que me hago...
El primer paso es saber dónde uno está parado, tener ganas de más, tal como vos decís, y tener una idea de qué es lo que queremos... Ya se verá hacia dónde vamos. No siempre el camino es claro.
Es más, hasta me animo a decir que la mayoría de las veces es bastante confuso. Pero si uno tiene buenos sentimientos, no puede llegar a un muy mal lugar...
Un beso y te espero cuando quieras.

Milenius dijo...

Yola: por favor, se lo merece, doña. Eso y mucho más.
Te espero por allá y por acá cuando quieras.

Un beso grande.

Abrujandra dijo...

Mile cuánto balance se avecina, eso que recién estamos en noviembre. Me parece que lo que hiciste durante el año, también vale para el fin de año y para lo que no se hizo, también. Pareciera una inducción por cada cambio, de estación, de año, de lugar.
De todas maneras ya el comienzo de tu entrada me dió como palo en la cabeza, perate que me pongo hielo y vuelvo.

Milenius dijo...

Gracias, Abru, me parece que no sos nada objetiva vos...

todo es como medio parturiento.

¿Volviste?

Besos, perdón, no quise pegar fuerte.

Zippo dijo...

A mí se me presenta siempre el mismo dilema : a veces no sé si decir "basta" a lo que me ahoga primero, o empezar a hacer lo que he decidido primero y luego ir desechando lo que me hace mal. Menuda pregunta.

Milenius dijo...

Ay, Zippo: a esta hora de la madrugada soy incapaz de recordar hasta mi nombre...

Menuda pregunta, sí...
No sé, no tengo respuesta. Pero evidentemente uno tiene que vivir más tranqui.

beso.

Abril Lech dijo...

Deseo de todo corazón que ya hayas escapado del estancamiento. Quedarse inmóvil es peor que equivocarse...

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll