sábado, 24 de mayo de 2014

Idas y... vuelta

Estaba pensando en volver. Lo pienso siempre, aunque más no sea por escribir algo y pasar el rato. Mientras pienso en volver, se me pasa el día: trabajando, tratando de arreglar una cosa o la otra, de prender el fuego, de terminar todo lo que hay que hacer en una casa. Llegué a una conclusión: no se termina nunca.
Mientras tanto, insomnio. Insomnio de aquellos, de dar vueltas y vueltas, de levantarme y tratar de tomar un poco de frío para que la cama me atrape y no me den ganas de salir y el sueño vuelva aunque más no sea para abrigarme. Pero no, está complicada la cosa. Me levanto entonces, y vueltas y más vueltas, y sigo trabajando.
La otra noche pensaba en por qué no tengo rosas en el jardín. No tengo rosas así como no tengo sueño. Y me había salido algo bastante lindo, un pensamiento bastante simpático sobre lo que no hay: no hay rosas, no hay sueño, puedo soñar despierta que tengo rosas en el jardín, las rosas se envuelven en un sueño de rosales interminables de infinitas flores de muchos colores. Llegué a otra conclusión: no necesito LSD. Necesito dormir.
Fui a la Feria del Libro y traje un metro de libros. Kilómetros y kilómetros de oraciones que están esperando. Empecé (no fue fácil elegir) por Simone, de Eduardo Lalo. Hasta ahora, me alegra ese despertar constante (basta de decir insomnio, basta).

16 comentarios:

Carmen Real dijo...

Hola Nena muy bueno tu blog, me gusta y somos las dos de argentina, a mi me pasa lo mismo que a vos, a veces tengo tanto que hacer que no me doy tiempo para entrar, y deje esto un año mas o menos, en el mientras tanto hice costura, me alegro que sigas aqui, besos totales
Carmen

Milenius dijo...

Gracias, Carmen, bienvenida. Espero volver, la verdad, me gustaba escribir acá de vez en cuando, y por una u otra cosa lo fui dejando... Veremos. Un beso, te sigo.

Abrujandra dijo...

Vuelviendo

Milenius dijo...

Ehhhmmmm... seeee... :) Veremos qué sucede.

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Es plenamente horrible.
Ojalá terminé pronto!

cirita dijo...

Che, ¿que nos sucede?como decía Palito, nos agarró el volver a todas? Má si, hay que volver, carajo!, yo también volví, y ahora para quedarme. Hay que conjurar al insomnio, producto del puto descenso hormonal! Somos minas fieles de gran corazón.
Que me contursi de la Abru con el holandés errante? Yo estoy feliz! Che Mile, hay que obligarse a escribir aunque sea uno por semana, ehhhhh!!!!
Besos

Milenius dijo...

Hola, Ciri!!! será que estamos nostálgicas de comentarios y mimos cibernéticos!

Trataré, sí, esa era mi idea, volver y quedarme. Ya anduve por tu casa, ojo. ¡Será cuestión de poner la pava!
La Abru se nos hace europea, nena, hay que ver si nos da bola después.
Abrazotes, como siempre.

Salomé dijo...

Ojalá que vuelvas.

mg dijo...

milenius, a mi me pasa tb eso, todos los dias quiero retomar mi blog mateconesconcitos.blogspot.com.ar (paso el chivito, jeje) pero no me da el tiempo y no entiendo x q antes me alcanzaba!ahora en un bar, unos minutos para escribir algo, o poner algunas fotos q hace meses q saque y aun no las subi. cada dia es mas dificil hacer lo q nos gusta

Milenius dijo...

Salomé: bienvenida y quién te dice :).

Milenius dijo...

MG: pero si tu blog está precioso... Debo decir que yo estoy haciendo cosas que me gustan y por eso no tengo tiempo. Volví al teatro y es un entusiasmo... una contentura bárbara. Hay que darse (tenemos que darnos) esos ratos, che.
Besos ;)

Gla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gla dijo...

Sólo pasé a decir hola...Yo también estoy queriendo volver!! Beses y Rosas!

Gla dijo...

¿Te acordás que somos del mismo barrio? Parece que hay por aquí aires de nostalgia...las dos pensando en volver a nuestros blogs...Qué feliz coincidencia!

Milenius dijo...

Hola, Gla! ¡Tanto tiempo!
Bien, ya iré de visita.
¡Abrazo!

Gla dijo...

Te espero!!

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll