jueves, 5 de noviembre de 2009

Cosas que importan, cosas que no

Hay algunas cosas que, creo, deberían importarnos menos:

- Que un hombre deje la tapa del inodoro levantada. 
- Que tu medio melón se olvide del aniversario (lo mejor es decretar una semana de festejos a tal efecto).
- Dejar los platos sin lavar de la noche a la mañana (¿qué tiene de grave?).
- Planchar.
- Cenar panchos, patitas de pollo compradas, sandwiches.
- Dejar cosas sin hacer en casa para ir a tomar mate con un/a amigo/a.
- Estar de acuerdo con todo el mundo.
- La televisión.
- La moda.
- Que todo el mundo te quiera.
- Pretender tener razón siempre.
- Pretender ganar todas las discusiones.
- Que "ese/a" no te quiera. Ya va a aparecer algo mejor, y vas a cantar bingo.
- "Esas cosas aleatorias". Se trata de esas cosas por las que todos los días la tele y los diarios nos dicen que tenemos que estar preocupados, y que tienen mucho que ver con la coyuntura política y económica de a) los países que tienen un nivel de vida diez veces mejor que el nuestro, b) la gente que tiene muchísima plata. Como seguro que vos no sos una de esas personas, y segurísimo no sos presidente de un país así, dejá de darle bola a (según el momento histórico, pueden ser varias cosas): el precio del dólar, el riesgo país, la bolsa de New York, el índice Nasdaq, la suba de las acciones en Tokio, el efecto Tequila, el efecto Caipirinha y el efecto Mate amargo. Pase lo que pase con estos numeritos, vos mañana vas a tener que salir a laburar como todos los días y la guita te va a alcanzar hasta ahí. 

Al mismo tiempo, otras deberían ser cada vez más importantes:

- La palabra del otro y la propia.
- Escuchar a la gente mayor. Más de una vez es muy enriquecedor charlar con ellos, ¡y uno se entera de cada cosa!
- Escuchar a los más jóvenes. Tienen mucho para dar y muchas ganas de hacer cosas. Los adultos que se olvidan de que alguna vez fueron muy jóvenes y tuvieron dos millones de ilusiones por cuarto de hora van camino a convertirse en viejos de mierda. Es increíble la enorme carga de ternura que tienen los pibes, su necesidad de hablar, de tener y contar proyectos y, sobre todo, de un respaldo, aunque sea un simple "y dale, hacelo". Además, son muy divertidos; y si hablás desde el corazón con ellos, hasta el más rebelde se afloja y se prende a la conversación. 
- La buena educación.
- Preguntarles a quienes te rodean cómo andan.
- Bailar.
- Reirse de cualquier cosa.

Seguro que hay dos millones de cosas más. Agregá la que te parezca a la lista, así dejo de preocuparme por alguna boludez que seguro me ronda en la cabeza.

27 comentarios:

El Mostro dijo...

¿que? ¿Los inodoros tienen tapa?
Jamás me olvidé de un aniversario, ni siquiera el de novios.
Me molesta levantarme a preparar el desayuno y encontrarme con las sobras. Prefiero lavarlos u obligar a que lo haga otro. ¿Para que tuve hijos sino?
Pretender ganar todas las discusiones: Hay discusiones que son mejor no empezarlas, aunque la verdad esté de tu lado. Al pedo discutir.
Al efecto Caipirinha lo sufrí cunado estuve allá...
Escuchar a la gente mayor: gracias.

Cris dijo...

Ohohoh! Pues sí fuera por mí España se habría hundido en la miseria, porque me importa muy poco dejar los cacharros sin fregar, la plancha, la tv y cenar cualquier cosa...

A ver... Se me ocurre como cosas que deberían importarnos menos:
-El qué dirán.
-La báscula.
-La gripe a.

Y como cosas que deberían importarnos más:
-Que en el mundo esté mueriendo gente por haber amado.

Besitos!

Milenius dijo...

Mostro:

¡Bien! ¡Un hombre al que no le importa sí o sí ganar una discusión!

Con respecto a los platos y los hijos, yo también tomé mis recaudos, pero tengo un problema: les importan menos que a mí.

si no escuchara a la gente mayor, ¡no me escucharía a mi misma!

Un beso grande.

Milenius dijo...

Cris: totalmente de acuerdo.
¡Una a la que no le importa la Gripe A! Como a mi. Fui una de las pocas argentinas que no compró ni un solo frasco de alcohol en gel. Pero, la verdad, como acá los medios dijeron que "ya pasó", olvidé por completo mencionarla como cosa que no te debe importar.

¡Besos de se te nota muy enérgica hoy!

La candorosa dijo...

No hay vuelta que darle, la felicidad y lo mejor de la vida, está en todo lo sencillo y cotidiano ¡¡no nos perdamos de disfrutarlo!!

Bien por recordarlo de manera maravillosa en su post, doñaaaa!!!

Besotes grandotes!!!

Milenius dijo...

Mire, Candorosa: si no disfrutara de lo cotidiano yo ya estaría internada en un psiquiátrico...

¡Gracias y abrazos por partes iguales!

Gla dijo...

Dejar de preocuparse por el pronóstico meteorológico...¿En qué cambia si lo escuchamos? Pasar frío o calor, o mojarnos un poco......qué más da....
Pero sí tomar la temperatura de nuestras emociones....ese clima es el que cuenta...

Milenius dijo...

Bien ahí, Gla.

Al final, siempre se equivocan (o casi, me remito a mi entrada de hace unos días, cuando la pegaron absolutamente para la noche del recital de Charly).

Si en lugar de pensar en el paraguas pensamos en qué tenemos que hacer nosotros para que el clima familiar sea óptimo, creo que nos anotamos un punto a favor.

Además, es un horror andar por la calle con el paraguas en la mano cuando en el cielo el sol está en todo su esplendor.

¡Un beso, doña!

Nituni dijo...

Odio la tapa del inodoro levantada (me refiero a la tapa, no al asiento). Pero no hago un escandalo por eso, simplemente voy y la bajo, y listo. Yo soy el que la baja siempre. Mi amiga que vive conmigo es la que lo deja siempre destapado. Al igual que no me acuesto hasta que no este lavado el ultimo plato. Obvio, nuevamente la señorita que comparte mi techo es la que los deja sucios para mas tarde. Pero le juro que lo hago calladito, sin chistar. Eso me convuierte en un histerico, un sumiso o un boludo importante?

Milenius dijo...

Nituni: ante todo, bienvenido por estos pagos.

Ni una cosa, ni la otra, ni la otra. Eso sí, ¿tu amiga se hace un poquito la desentendida, o solo me parece a mí?

Cada uno tiene su propia lista, esta es la mía, seguro que hay cosas que a vos no te mueven un pelo y a mí me sacan canas verdes.

Otra cosa: ¿No querés venir a lavar los platos a casa?

¡¡Un beso!!

Verito dijo...

Muy buen post! Me divertí mucho, y sí, del Efecto Tango mejor no informarse leyendo los diarios, porque si de algo hay que enterarse, nos enteraremos cuando nos toque bailarlo... para qué amargarse sin sentido? "Para novedades, los clásicos": más vale amargarme como se debe con una tragedia de Eurípides que con la cara de tujes de Santo Biasatti en la tele. Toda la vida.

Milenius dijo...

¡¡Pero cuánta razón, querida Verito!! Y una duda... ¿a qué se debe la cara de tujes de Santo? ¿Es culpa de la madre?, ¿de María Laura?, ¿dormirá poco, como Bernardo?
A veces no puedo dormir pensando en esas cosas... Pero agarro un libro y elijo no dormir para leer algo lindo.
¡¡Basta de tele!!
Un beso, gracias por pasar.

Dark Knight dijo...

hay algo mucho mas importante que todo eso y es MI palabra :P.
Nah, hablando en serio, le damos mucho interes a cosas banales y sin sentido (o poco sentido) por que no podemos afrontar la verdad de que ya no sabemos manejar las más simples. Creo eso al menos. besos.

Milenius dijo...

Sí, e vero... a veces lo más sencillo es tan difícil de manejar que preferimos preocuparnos por el Nasdaq. Pero como yo ni siquiera sé bien qué carachos es, no me caliento... Ahora estoy preocupadísima por la cara de tujes de Santo, por ejemplo.
besos.

Nick dijo...

Vo' so' loca, como voy a dejar una discusión sin ganarla, e' una falta de respeto eso.

Milenius dijo...

Yo no dejo nunca una discusión sin ganarla, las gano sin esfuerzo, que es distinto.

cirita dijo...

cosas que deberían importar menos:
que los tomates ultimamente sean plastificados y duros como las piedras, que los amigos desaparezcan por un tiempo ( esto es muy sano,inclusive), que no teacuerdes donde lo leíste, que las medias recién compradas se te corran, que los chicos dejen migas y restos de algo comestible por cualquier lado, tener ganas de llorar sin motivo alguno.
Cosas que deberían importar más: manifestar los sentimientos,sean los que fueren, caminar sin rumbo, buscar señales, admirar la naturaleza, dejar que el tiempo lo marquen las emociones, recordar tiempos pasados y seres amados, disfrutar de lo que parece inútil ( y obviamente no lo es), dejarse estar.

Milenius dijo...

Bien, Cirita, excelente listado. ¡Lo voy a tener en cuenta!

No olvidemos que los que habitualmente nos dicen cuáles son las cosas que importan son los que nos quieren vender algo, sea como sea.

¡Bienvenida por aquí!

Un beso,

Nick dijo...

'tonces que nos estas queriendo vender?

Milenius dijo...

muejejejeje...

El Viejo @gustín dijo...

volvi.
gracias

Milenius dijo...

eyyyy!! @gustín, no tendría que haberse ido!!


besos.

YO, la peor de todas dijo...

Guau, dejarme de preocupar por el què diràn en la escuela si no preparo las clases cual practicante en su primer dìa... Todavìa sigo con esos remordimientos y los demàs la pasan bomba.
No digo que hay que ir a improvisar, pero tampoco como yo hago, dejar de dormir.
Bueh, espero haber colaborado
Besos

AntWaters Daza dijo...

Me llevo unas cuantas cosas de cada lista; menos mal que yo ya sabía que, bueno, eso de que las cosas deben ser de tal modo era mentira; que los motivos para que quieras esto y lo otro ni son propios ni tienen que ver con... Ohhhhh, ahora mismito te escribo

Besos

Milenius dijo...

Ant: ¿viste? todos los días nos quieren vender algo distinto.
Hay que saber elegir...

Besos de ya te respondí.

Sergio Berton dijo...

Yo me preocupo demasiado por todo y a pesar de eso puedo ser feliz, lo que sí me provoca son discusiones con familia, amigos, compañeros, etc.

Obsesión por el orden que le dicen.

Muchas gracias por brindar este tipo de enseñanzas, aunque no las vaya a aprender. :)

Milenius dijo...

Sergio: si sos feliz, ¡¡dale para adelante!!

Ahora, aflojá un poco, ¡que la preocupación en exceso provoca canas y arrugas! Y no pelees, che, habráse visto, hombre grande, psss...

¡besos!

PD: eso sí, a no abusar de las patitas de pollo y los panchos con los más chiquitos.

Me hubiera gustado que me dedicaran...

  • Cartas a Milena (obvio) - Franz Kafka

Algunos libros que me hubiera gustado escribir... Bueno, por lo menos los leí!

  • Rayuela - Julio Cortázar
  • El libro de los abrazos - Eduardo Galeano
  • Alicia en el país de las maravillas - Lewis Carroll